¿Cómo detectar el consumo de drogas en menores?

Debemos ser conscientes del consumo en auge que están teniendo en los últimos años ciertas sustancias en nuestro entorno. La marihuana u otros derivados de ésta son algunas de las drogas más consumidas por nuestros jóvenes en la actualidad, algo superior en el caso de los varones.  Este panorama que nos envuelve puede ser muy doloroso cuando afecta a alguno de nuestros seres queridos.

Podemos tener sospechas de este tipo de prácticas cuándo detectamos por ejemplo ciertos cambios de actitud o comportamiento en el menor, vinculado a veces a una bajada del rendimiento académico, mal humor o malestar con sus allegados o cambios físicos bruscos.

Nuestro consejo es que ante este tipo de casos es muy importante desenvolverse con la máxima discreción, seriedad y profesionalidad.

¿Cómo tratamos los casos de consumo de drogas?

Siempre que se nos plantea a nosotros, como detectives privados, las sospechas que tiene un cliente sobre el posible consumo de drogas por parte de un menor o familiar cercano aconsejamos salir de dudas y buscar una solución lo antes posible. Es un tema muy serio como para ir dejando pasar el tiempo.

Lo primero es mantener una reunión con el cliente y a partir de los datos aportados le planteamos la mejor forma de averiguar si las sospechas sobre dicho consumo son ciertas o no.

Cabe destacar que en estos casos no suelen ser necesarios muchos días de seguimiento para cerciorarse de la conducta de la persona en cuestión. La posibilidad de conseguir una prueba gráfica depende también del tipo de sustancia, en el caso de ser consumidor, ya que si bien el alcohol o la marihuana no hacen que las personas tomen excesivas medidas de precaución mientras los consumen, cuando se trata de cocaína, éxtasis o heroína, sí es más probable que accedan a lugares privados, como pudiera ser un domicilio, un lavabo, etc, lo que no quita que una vez se haya consumido no se puedan apreciar síntomas de dicho consumo y por tanto poder documentarlos.

Finalmente, cuando hemos recabado toda la documentación de una problemática tan delicada como esta y con el informe en la mano, se obtienen una serie de conclusiones a partir de las cuales el detective debe estar a la altura para poder aconsejar, de la forma más humana posible, a su cliente sobre los siguientes pasos a tomar.