¿Qué son los contratos de alquiler de renta antigua?

Los contratos de alquiler de renta antigua son aquellos que se firmaron a partir de los años 50 en España, en los cuales se fijaba una cuota de alquiler bastante reducida y cuya cuantía no ha sido revisada habitualmente con el transcurso de los años. Si bien en algunos casos esta cantidad se ha ido actualizando según IPC, algo simbólico, si tenemos en cuenta el incremento del precio de los alquileres en nuestro país.

Los alquileres de renta antigua tienen su origen en antiguas políticas sociales que pretendían hacer más accesible el acceso a una vivienda a los colectivos con menos recursos.

Fruto de las características de estos contratos y del elevado precio de los alquileres de inmuebles en ciudades como Barcelona, existen muchos casos en los que se dan incumplimientos de la Ley de Arrendamientos urbanos 29/1994 y se aprecian una serie de circunstancias bastante comunes.

Los incumplimientos de la LAU más habituales que permiten a un propietario rescindir un contrato de renta antigua son los siguientes:

  • El arrendatario no resida de forma habitual en el domicilio objeto del contrato y no exista causa justificada de dicha ausencia.
  • El arrendatario realquile o subarriende la totalidad o una parte del inmueble arrendado a terceras personas, sin el permiso expreso del arrendador/propietario.
  • Se lleven a cabo actividades insalubres, ilegales o no permitidas por los estatutos de la finca en cuestión. La venta de estupefacientes o llevar a cabo actividades relacionadas con la prostitución son motivos para rescindir un contrato de arrendamiento.
  • Subrogación inconsentida: Hay una serie de casos en los que la ley contempla una subrogación por parte de familiares directos como pudiera ser el cónyuge o los hijos del arrendatario. Si no se dan una serie de requisitos la subrogación se consideraría ilegal.

¿Cómo podemos ayudarte como detectives privados?

Por nuestra experiencia y dada la ubicación de nuestra sede en Barcelona, estamos muy familiarizados con los problemas derivados de los reiterados incumplimientos de la ley de arrendamientos urbanos. Añadir que, si bien en muchos casos son muy evidentes, al presentar las pruebas correspondientes los tribunales son algo pulcros en su valoración. Es por este motivo que aconsejamos que no sean los propietarios quien intenten resolver el problema.

Los informes aportados por detectives privados serán, en la mayoría de casos, mucho más contundentes, eficaces y claros a la hora de exponer detalladamente toda una serie de incumplimientos de la LAU. De no ser así, es posible que como arrendador te encuentres con problemas para extinguir la relación contractual con tus inquilinos.

Desde Axioma detectives en Barcelona, estamos a tu entera disposición para aconsejarte de la mejor manera posible ante cualquier incumplimiento del contrato de arrendamiento. Llámanos sin compromiso.