¿Qué es la morosidad?

La morosidad es el incumplimiento de las obligaciones de pago por parte de una persona física o jurídica. Para que se reconozca un moroso debe haber en posesión de las dos partes un documento legalmente reconocido que obligue a la parte deudora a realizar unos pagos en concepto de contratos de crédito, contratos de servicios, contratos de arrendamiento, escrituras hipotecarias, etc.

 

¿Qué problemas pueden surgir?

Bienes ocultos e insolvencias ficticias.

Durante el transcurso de algunos procesos de impago nos encontramos en algunos casos con la desaparición del moroso, es decir, éste desaparece del mapa para no ser requerido y tener que hacer frente  a sus obligaciones de pago.

Otro problema habitual es el ocultamiento de bienes del moroso ya que si no tiene dichas propiedades, dificultaría la posibilidad de cobro de la deuda mediante procedimientos de embargo.

El tercero de ellos, y que más se da en nuestro país es la manipulación en las cuentas tanto de una persona física como de una empresa. Es decir, hay grandes profesionales que se dedican a “maquillar” los balances de las sociedades mediante una compleja manipulación fraudulenta de los movimientos económicos de la empresa cuya única finalidad es aparentar una situación económica muy negativa. Todas estas argucias tienen como objetivo dificultar al acreedor de la deuda el cobro lícito de la misma.

 

¿Cómo localizar a un deudor/moroso?

Por desgracia y desde que comenzó la crisis han aumentado enormemente las tasas de morosidad por lo que se deben tener ciertas preocupaciones, no infalibles, pero que nos ayuden a tener algunas garantías de cobro a la hora de realizar cualquier tipo de contrato. Para ello desde Axioma Detectives hemos creado un protocolo donde realizamos informes de solvencia de futuros socios, clientes, arrendatarios en los que detallamos los antecedentes como pagador del cliente y la capacidad de crédito y pago del mismo.

Gracias al equipo de Axioma Detectives, puede resolver este problema, empezando por localizar al deudor, bien sea a través de una nota informativa en el registro de propiedades, mercantil o la investigación propia del sujeto a efectos de poder notificar una demanda y ésta ser entregada, cosa que se vuelve imposible sin un domicilio real.

Tanto el ocultamiento de bienes como la manipulación de las cuentas de una sociedad, es otra de nuestras materias a tratar, así que no dude en contactar con nosotros, exponernos el problema y le asesoraremos de la mejor forma posible.